EL 83% DE LAS ESPAÑOLAS SIENTE MIEDO AL VOLVER A CASA EN SOLITARIO DE NOCHE En plena revolución social sobre los derechos y libertades de las mujeres, las redes sociales se han apoderado de los relatos más íntimos de las españolas en cuanto a su sensación de inseguridad en las calles. Por ello, hemos preparado una encuesta anónima en la que mujeres de todo el país han desvelado cuáles son sus temores y cómo lidian con la inseguridad que sienten.
¿Cómo empezó todo? Lanzamos la encuesta a través de un link creado con Google Forms el lunes 11 de febrero a las 17 horas en Madrid (España). Cerramos la recepción de respuestas de la encuesta tres semanas después, el lunes 4 de marzo a las 17 horas, habiendo recibido hasta ese día, 3 semanas después del lanzamiento, 35.014 respuestas.

La encuesta se viralizó en las redes sociales poniendo de manifiesto que la inseguridad que sienten las mujeres en las calles es un tema que preocupa a la mayoría de las españolas. Y estas no dudan en debatirlo en las redes, que se han erigido como mesa de conversación sobre los temas sociales que más preocupan a la sociedad en este momento.
EL MIEDO COMO PARTE DE LA RUTINA El miedo a ser atacadas física o psicológicamente es uno de los que más preocupan a las españolas en varios momentos del día. De las 35.000 mujeres encuestadas, el 83% afirmó que siente miedo al regresar a casa de noche en solitario, tras volver de una cena o de una fiesta con amigos o familiares.
Por otro lado, el 8% respondió que no siente miedo, el 6% que sí siente miedo pero que depende del momento, el el 2% que siente miedo siempre que va sola, y el 1% que siente miedo durante el día.
Preguntadas por cuáles son las situaciones en las que las españolas pasan más miedo en una pregunta con respuesta múltiple, la mayoría afirmó que siente miedo siempre que atraviesa zonas oscuras (26576 votos), seguida por cuando llega al portal de su casa (11919 votos) o cuando va sola por la calle (10905 votos).
Para profundizar aún más sobre las situaciones de miedo que viven las españolas, realizamos un focus group, a universitarias de edades comprendidas entre los 18 y los 27 años. Entre sus respuestas, nos encontramos que “volviendo a casa por la noche es cuando más miedo sentimos”, especialmente al “tomar el metro por la mañana, a las 7 de la mañana” o “cogiendo el último metro de la noche”.
SITUACIONES REALES DE ACOSO Preguntadas por cuáles son las situaciones más frecuentes que viven las españolas en cuanto al miedo contra la violencia machista, en una pregunta con respuesta múltiple, la mayoría afirmó que siente miedo en general a que pueda pasar algo (con 15806 votos), seguida por la situación de que un desconocido le haya molestado en un bar (12624 votos).
El ambiente de un bar es posiblemente uno de los espacios más propicios para que se den situaciones de acoso machista. Tanto es así, que la policía de Londres ha desarrollado un protocolo para que los camareros se den cuenta de una agresión machista cuando las consumidoras les pregunten por si han visto a Ángela (‘’ask for Angela’’).
Fuente: Metropolitan Police (London, UK)
La encuesta también recogió otras situaciones frecuentes que viven las españolas, como en las que un desconocido les sigue (10083 votos) o les grita (9225 votos), en las que un desconocido les ha incomodado en lugares cerrados o volviendo a casa sola (6116 votos), o en las que se han sentido incómodas viajando en transporte privado tipo taxi o VTC (4029 votos).
Por ello, las españolas lidian contra el miedo en gran parte de su vida diaria y establecen distintos tipos de mecanismos de defensa, por los que también hemos preguntado.
MECANISMOS CONTRA EL MIEDO Además de evitar las zonas oscuras o dar rodeos para tomar las rutas más seguras, las españolas afirman que confían en sus amigos o pareja para que las acompañen virtualmente a casa, a través de aplicaciones.
Entre ellas, el 33% respondió que elige compartir su ubicación en tiempo real con sus amigos o pareja cuando vuelve a casa de noche en solitario, mientras que el 67% no lo hace. Sin embargo, preguntadas por si utilizarían una aplicación específica para compartir su localización de forma privada, el 77% afirmó que la probaría sin dudarlo, mientras que el 23% elegiría otro mecanismo de defensa.
Aunque existen aplicaciones de seguridad hoy en día, en nuestro país la más conocida es AlertCops, una app diseñada por la Policía Nacional para comunicar de forma virtual cualquier tipo de incidencia a la policía. Sin embargo, el 98% de las encuestadas afirmó que no suele usar ninguna app de seguridad, frente al 2% de las encuestadas.
Otro de los mecanismos de protección por los que se ha preguntado en la encuesta es si las mujeres eligen encontrar establecimientos abiertos para refugiarse en caso de sentirse insegura, a lo que el 98% ha respondido afirmativamente, frente al 2% de las encuestadas.
Buscar ayuda en una persona desconocida también es una estrategia buscada por las españolas, aunque tomando en cuenta el género de la persona a la que se le pide asistencia. El 74% de las encuestadas buscaría asistencia en una mujer ante situaciones de peligro, frente al 26% que no lo haría. Por otro lado, solo el 24% de las encuestadas acudiría a un hombre, frente al 76% que no lo haría.

En las respuestas abiertas de la encuesta en las que se preguntó por acciones de protección, las usuarias respondieron, entre otras cosas, que utilizan su vehículo particular para salir por la noche o que evitan acudir a zonas muy tranquilas o sin establecimientos abiertos cuando cae el sol.
Entrevistando a las alumnas universitarias como parte del focus group mencionado, algunos de sus mecanismos de defensa incluyeron la comunicación por redes sociales, “Nos escribimos todo el rato por la noche, cuando llegas avisas” afirmó una de las alumnas.

Otra de las entrevistadas en el focus group afirmó que correr es su mecanismo de defensa “Yo vivo en una zona en la que es todo campo y apenas hay casas y siempre que vuelvo de noche voy de la parada a mi casa, que son dos minutos andando, pero siempre voy corriendo”.
Coger el teléfono para simular una llamada también es otra de las soluciones que buscan las universitarias: “Yo hago que estoy hablando por teléfono con mi padre o busco a algún señor mayor o a alguna chica sola para acercarme”, afirmó una de ellas y otra aseveró que “Mi calle es una calle cortada con poca iluminación y hay cerca un campo y siempre que voy por ahí voy corriendo, a veces hay zonas muy poco iluminadas”.
EL DEBATE ESTÁ EN LAS REDES SOCIALES
Si bien las mujeres sienten miedo al caminar por la calle, el debate social nunca se había centrado como ahora en desvelar qué sienten las españolas por la calle. Parte de esta conversación la ha propiciado la revolución #metoo, por la cual las integrantes de la industria del cine en Hollywood comenzaron a desvelar de forma pública el pasado año los acosos sexuales que habían sufrido durante su trabajo.
Desde entonces, el #metoo se ha expandido contando con las historias de inseguridad, de violencia y de acoso machista de mujeres de todo el mundo y en todos los ámbitos.

Preguntando en la encuesta sobre si las mujeres sienten vergüenza al hablar de los miedos que sienten en su rutina diaria, el 88% de las encuestadas afirma que no siente vergüenza al comentar públicamente sus experiencias o miedos, frente al 6% que sí siente vergüenza y al 6% que no siente el miedo suficiente como para hablar de ello.
Por contrapartida, las entrevistadas de los focus groups en la universidad, explicaron que prefieren desahogarse en las redes sociales o con sus amigas, en lugar de comentarlo en casa con la familia. Una de ellas afirmó “no quiero contarlo a mis padres para que no me digan que no salga o se preocupen”.
DATOS DEMOGRÁFICOS Las más de 35 mil mujeres encuestadas respondieron a datos sobre su edad, siendo el 48% mayores de 37 años (16608 personas), el 11% de entre 32 y 36 años (4002 personas), el 10% de entre 27 y 31 años (3452 personas), el 13% de entre 22 y 26 años (4483 personas), el 14% de entre 18 y 21 años (5006 personas) y el 4% de entre 14 y 17 años (1463 personas).

Por otro lado, las encuestadas en los focus group en la universidad cuentan entre 18 y 27 años.